“Había un negocio que la burocracia sindical quería defender”


¿Quién mató a Mariano Ferreyra? es el formato final de una investigación llevada a cabo por Diego Rojas, periodista de investigación, cuyo tema es la muerte de Mariano Ferreyra, un joven militante del Partido Obrero asesinado por una patota sindical el 20 de octubre de 2010.

por Gabriela Manchini

A lo largo de la entrevista, Rojas ahonda en la investigación y brinda detalles sobre los motivos que llevaron a los dirigentes sindicales de la Unión Ferroviaria, en complicidad con barrabravas, a practicar esta represión e impedir el corte en las vías.

Tercerización, represión y negocios ocultos, son algunos de los tópicos tratados por el autor, que permiten introducir al lector en una compleja trama sindical.

¿Qué te motivó a centrar la investigación en el caso Mariano Ferreyra?

El asesinato de Ferreyra fue muy conmocionante en general para toda la sociedad y para mí también. Había militado en el Partido Obrero cuando era chico, seguramente había algún rasgo empático ahí.

El miércoles 20 de octubre de 2010 yo trabajaba en la Revista Veintitrés y surgió esta noticia. Una amiga me envía un mensajito diciéndome “mataron a un militante del Partido Obrero, hay heridos, por una patota sindical”. Ese día tuve que hacer una columna sobre quién era Ferreyra, tuve que llamar a sus amigos que acababan de perderlo. Dos días después fui al entierro que se hizo en Avellaneda, me parecía que había que ir. Y eso fue tremendo. Era muy conmovedor ver a muchísimos jóvenes llorando, abrazados. Eso marcó un quiebre en mí, en relación con el kirchnerismo. Ahí fue como que dije, digamos, `veamos en qué momento político nos encontramos´.

Dos meses después, cuando fue lo del Parque Indoamericano, en diciembre, yo estaba acá en casa y no sabía qué hacer, si había que ir a Plaza de Mayo o ir a Soldati. Estaba muy angustiado, insomne. Había muertos, había patotas, entonces pensé `bueno hay que usar el oficio periodístico para ver qué está pasando´. Me parecía que lo de Ferreyra concentraba todo esto y además estaba la cuestión de los sindicatos, la precarización laboral que es una característica del kirchnerismo, la tercerización de la represión, los barrabravas. Y bueno, me pareció que debía tratar de ver qué había motivado ese asesinato, qué negocio defendía la patota, y desarrollar la investigación.

Una de las dificultades más grandes al momento de iniciar una investigación es la búsqueda de fuentes. En este trabajo se percibe que hubo una indagación muy exhaustiva de documentación y testimonios ¿Por dónde empezaste?

Por donde empecé… Bueno, después de ese día del Indoamericano, que fue más o menos el 8 de diciembre, le escribí esta idea a una amiga de la editorial Norma que fue la primera editorial que sacó el libro. Una semana después había aceptado la idea y empecé a laburar. Así que habré empezado a laburar el 15, 18 de diciembre.

Lo primero que hice fue llamar a la Unión Ferroviaria y pedir una entrevista con Pedraza. No me dieron pelota, pero había que hacerlo. Después hablé con los abogados del caso, busqué los testigos que habían estado ahí. También había que empezar a buscar bibliografía sobre la cuestión de la tercerización y la precarización. Esto por un lado, después lo que quería era contactarme con la familia. Me contacté con Pablo Ferreyra. O sea estas tres líneas que tiene el libro, la investigación sobre el contexto, la crónica sobre que sucedió ese día y el retrato de Ferreyra, son las tres cosas que primero hice y después seguí desarrollando el contacto con las fuentes.

En un momento del libro describís una escena muy particular. Mientras que los militantes del Partido Obrero y los trabajadores tercerizados estaban intentando cortar las vías, Pedraza y Fernández estaban con las empresas tercerizadoras en un Congreso. Asumo que esa descripción no fue casual ¿Cuál fue el propósito de plasmar esa escena tan gráfica en el libro?

Pero es que la realidad supera cualquier tipo de ficción. Después por suerte hice la prueba de pantalla. En el Congreso Latin Rieles es increíble porque hay un coffee-break y un lunch y mientras tanto van exponiendo diversos tipos de la burocracia sindical y de las empresas. Y dice “Auspician este Congreso las siguientes empresas” y es gracioso porque el primer logo que aparece es de la Unión Ferroviaria. Esta incluida entre las empresas que auspician esto. Y después están Herso, Roggio, que son empresas tercerizadoras.

Había dos cuestiones paradojales muy simbólicas y potentes, que eran que la Unión Ferroviaria fuera catalogada como una empresa por el Congreso Latin Rieles y que mientras estaban en las vías los tercerizados luchando, la burocracia sindical estaba con los directivos de esas tercerizadas repartiendo el coffee-break. Me parece que es la muestra más acabada del rol de la burocracia sindical.

¿Cuáles fueron las dificultades que tuviste que sobrellevar para avanzar con la investigación?

No hay demasiada bibliografía acerca de la tercerización o la precarización. Yo tuve que buscar muchísimo material.

En el Conicet y otros institutos hay como veinte mil centros de investigación y núcleos investigativos académicos sobre distintos temas vinculados a la cuestión laboral y el empleo, pero la tercerización es muy difícil de detectar porque justamente consiste en un fraude laboral. Hay un marco legal que permite eso pero que consiste en un fraude. Por eso es difícil concebir cifras estadísticas acabadas, porque todo está puesto bajo un manto para que no sea percibida. Eso era una dificultad, conseguir bibliografía y cifras concretas sobre el rol de la tercerización en el país.

También encontrar gente de la patota dispuesta a hablar. Al principio pude hablar muy poquito con algunas personas. Después sí pude contactar a un arrepentido, que da un relato muy detallado. Pero, por el contrario, creo que el azar hizo que hubiese una serie de circunstancias que propiciaron la fluidez de la investigación. Pedraza, que al final acepta la entrevista… este tipo de cuestiones hicieron que fuera fluida, dinámica.

¿Nunca te arrepentiste de haber iniciado esta investigación y quisiste volver atrás o abandonarla?

No, no, al revés. Creo que todo fue impulsándome más a investigar. A partir del asesinato de Ferreyra hubo un vuelco hacia una mayor intervención política, reforzó mis convicciones y creo que también hubo una evolución en ese sentido.

¿Cuál fue la hipótesis de tu trabajo?

Que había un negocio que la burocracia sindical quería defender. La cuestión era ver cuál era ese negocio. Participan no solamente tercerizadas y la Unión Ferroviaria, también está La Fraternidad, con empresas conjuntas. Están engrampados en negocios gente que tiene contacto con el Ministerio de Trabajo, con el ferrocarril. Y la tercerización, la Cooperativa Mercosur era la expresión más acabada de esa podredumbre. La más alta explotación en las tercerizadas la llevaba adelante la Unión Ferroviaria.

La hipótesis era: hay un negocio que defendieron. Nadie sale a matar gratuitamente. ¿Qué estaban defendiendo? La investigación se centraba en eso.

En la entrevista que realizás a Pedraza resulta clave una frase que el directivo sindical de la Unión Ferroviaria te dice: “Vos pensás que los ferroviarios son botones?”, en alusión al encubrimiento que hizo Pablo Diaz del crimen cometido por Favale. Esa declaración actúa como prueba del pacto de silencio que protegía al homicida ¿Cuál fue tu reacción?

Me quedé callado. Dice eso y yo me quedo callado. ¿Cómo reaccionás ante eso? ¡Está admitiendo el pacto de encubrimiento! Pacto que todavía subsiste.

Después dice que ellos se comen la complicidad, que no van a entregar a un compañero, algo por el estilo. Yo decía “buenísimo”. Entre los expedientes de las escuchas hay una entre Pedraza y su hija. La hija le dice “che y ¿qué tal te fue con ese periodista con el que ibas a hablar?” y Pedraza le responde “es un guacho, me arrepiento de haberle dado la entrevista”. Que Pedraza te diga “es un guacho” es como un halago absoluto.

¿Qué evaluación hacés del accionar de la policía en el asesinato de Mariano Ferreyra?

Hay una serie de datos que dan cuenta de cómo la policía liberó la zona, desde el primer momento, cuando la Bonaerense dispara contra los manifestantes. No es que separa a la patota, no busca evitar el crimen, sino que se suma al ataque de la patota para reprimir a los manifestantes. Dejan de filmar en el momento en que se produce el ataque, cambian la frecuencia, cambian las modulaciones, cubren a la patota cuando la patota regresa después del ataque. Esto no está en el libro porque es un testimonio del juicio, pero una persona dice haber recogido ella misma unos cartuchos de bala y habérselos entregado a la policía. Y esa prueba desapareció.

Los manifestantes le mostraban y decían a los policías “acá tengo una herida de bala” y los canas se burlaban de esta gente, decían “¿que querés que te llame a una ambulancia?”. Había un muerto, había alguien con un tiro en la cabeza, no detuvieron a nadie. La policía actúo activamente como cómplice de este crimen.

¿Y cómo percibiste el tratamiento que los medios hicieron del caso?

En principio fue vergonzoso. Ese día, el 20 de octubre, fue uno de los peores días laborales en la redacción. Yo trabajo en una revista kirchnerista y me preguntaba ¿cómo va a tratar la revista este tema? Y lo trató de la peor manera. Le pusieron un freezito arriba, la nota de esto no fue a tapa. Decía “explicamos la interna sindical que costó una vida”. Un título mentiroso. No había ninguna interna sindical.

Luego el tratamiento de 6,7,8, el planteo de una pista falsa sobre Pedraza y Duhalde. El mismo Szpolski al día siguiente, en una reunión que tuvimos, nos dijo ‘no vamos a mencionar al Partido Obrero’. De hecho, si vos ves todos los medios del grupo Szpolski -Veintitrés, Tiempo Argentino, El Argentino, Miradas al Sur- no hablan dirigentes del partido en el que militaba Ferreyra. En Radio Nacional tampoco se menciona a los militantes del Partido Obrero. Querían desligar, querían sacar el carácter político de este crimen y reducirlo a un homicidio, a un hecho criminal.

¿Cuál fue el criterio para redactar el libro de la manera en que lo hacés? Es decir, por una parte la crónica de lo sucedido, por otra los testimonios afectivos y una tercer línea con todo lo que tiene que ver con el contexto.

La estructura del libro la pensé esa noche que te decía, la del Indoamericano. Había que contextualizar, contar qué pasó y contar quién fue Ferreyra. Eran tres líneas claras y diferentes. Después decidí que las entrevistas con los familiares se convirtieran en monólogos.

El de Beatriz es muy cautivante…

Bueno, en el de Beatriz en realidad confluyen tres voces: la de Beatriz, Paula y Rocío. Yo tuve una entrevista con ellas tres, pero las condensé en la voz de la mamá. Eso fue muy tremendo, porque ella estaba en Santa Teresita, cerca de Mar del Plata y yo tenía que entrevistarla. Cuando estoy yendo llamo a la hija para decirle “en un par de horas voy para allá” y me dice “acordate que hoy es el cumpleaños de mi mamá”. Le dije “entonces suspendemos, no quiero hacer esta entrevista hoy, no me parece”. “No dale ya está, ya está planificado así, venite” me dijo. Fue una entrevista larga, terminamos cuando ella dijo “hoy es mi cumple quisiera que Mariano me abrazara” y se quebró. Me fui, pero después de eso yo también estaba muy conmovido. Me puse a llorar y tuve que parar el auto.

Para finalizar ¿Qué rol creés que tiene el periodismo de investigación en este tipo de casos?

Todo periodismo de investigación, tal cual lo conocemos, tiene este rol que es correr los velos que intenta poner el poder para ocultar ciertas cuestiones de la realidad. Su rol más concreto sigue siendo ese, ayudar a alcanzar la verdad. Y la verdad tiene mediaciones y ocultamientos que son interpuestos por parte del Poder. El rol del periodismo es tratar de barrer eso.

Relacionado

Artículos de análisis de libros de investigación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: