Partido de San Fernando: sede del gatillo fácil


Una corporación mafiosa de la Policía Bonaerense dedicada a negocios clandestinos, tráfico de drogas y represión a pibes chorros, son algunos de los tópicos que quedan reflejados en la novela escrita por Cristian Alarcón en la que se narra el fusilamiento del Frente Vital, un joven de 17 años asesinado por el Sargento Sosa, con cuatro disparos en su rostro cuando imploraba que no lo maten.

por Gabriela Manchini

“Cuando me muera quiero que me toquen cumbia. Vidas de pibes chorros” es el resultado final de una investigación llevada a cabo por Cristian Alarcón, cuyo tema central es el asesinato de Víctor Manuel Vital, alias “El Frente”, fusilado por la Policía Bonaerense e inscripto en una serie de casos de gatillo fácil y represión policial similares, llevados a cabo en las villas del tercer cordón del Conurbano.

Como manifiesta Daniel Santoro, toda investigación parte de un dato que actúa como generador o disparador de un determinado tema y que puede estar dado por informaciones, publicaciones o bien cometarios de colegas. Alarcón se enteró de la existencia de un“santo de los pibes chorros” en el partido de San Fernando, a partir de la abogada María del Carmen Verdú, fundadora de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi). Desde ahí en adelante “La invocación de su nombre fue casi el único pasaporte para acceder a los estrechos caminos, a los secretos y verdades veladas”, tal como expresa el autor.

La referencia en profundidad de Víctor Vital y la reconstrucción total de su vida, como así también la de otros jóvenes dedicados al robo, hacen de este trabajo una biografía investigativa. Por esto no puede decirse que encuadre de manera total en la definición de periodismo de investigación aportada por Gerardo Reyes, periodista de investigación. Si bien resulta de la iniciativa de un periodista y es de interés social dado que implica a la sociedad y a autoridades estatales, no se trata de un tema ocultado, sino que por el contrario, el caso del Frente Vital, como el de otros, ha sido dado a la luz a partir de diversos medios y constituye ya una realidad reconocible y cotidiana para los habitantes de las villas de San Fernando.

Con respecto a la irregularidad a la que apunta el autor, queda claro que existe una búsqueda de contextualización de la muerte de Víctor en una trama más amplia: una serie de casos de gatillo fácil y represión llevados a cabo por la Policía Bonaerense en la zona norte del Conurbano, bajo una organización denominada “Escuadrón de la muerte”.

Ignorar los hechos aislados, preguntarse sobre los modos en que suceden y analizar los escenarios, actores y acciones tal como manifiesta Alfredo Torre son razones a considerar en toda investigación y se han visto reflejadas en este caso.

Alarcón decidió ir más allá de este caso para circunscribirlo en un contexto más amplio y complejo: una red de poder policial vinculada no sólo a los delitos anteriormente mencionados, sino también a la venta de drogas y negocios clandestinos. Demostrar todo esto constituyó el objetivo del investigador.

En lo que respecta a las fuentes, es notable como el autor crea su propia red de información y desarrolla una minuciosa capacidad de observación para captar “aquellos datos que no son verbales”, como explica la periodista Ana Laura García Luna. Esto se vio plasmado no sólo en la descripción que hace de las vivencias en las villas (percibido en los enfrentamiento cotidianos que se daban entre la policía y los ‘pibes chorros’), sino también a partir de cada uno de los testimonios que permitieron reflejar aún más las tensiones vividas entre ambos bandos.

Las fuentes, es decir todo aquello que facilita información, sirvió al autor para demostrar el objetivo y dar fortaleza a la investigación. Considerando la clasificación aportada por Caminos Marcet, predominaron ante todo fuentes personales. Dentro de ellas se destacan las siguientes fuentes implicadas: Sabina Sotello (madre de Víctor), Javier, Manuel, Simón, Mauro y Chaias (mejores amigos de él), y Matilde (amiga de Sabina y confidente de Víctor).

Por otra parte, se recurrió a fuentes técnicas como la abogada María del Carmen Verdú, el fotógrafo Alfredo Srur, jueces, fiscales y policías.

En lo que respecta a las fuentes documentales, se detallan documentos sobre las pericias balísticas aportadas por la Asesoría Pericial de la Suprema Corte, actas judiciales sobre la causa de Víctor Vital, el parte oficial de La Bonaerense cuando fue encontrado muerto, y los registros de casos de gatillo fácil recopilados por uno de los vecinos.

Hacer de esta investigación una historia interesante tal como manifiesta Miriam Lewin, periodista de investigación, es una facultad que debe desarrollar todo narrador. Esto fue logrado en la novela de Alarcón a partir de la combinación de la literatura con el periodismo.

Relacionado

Artículos de análisis de libros de investigación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: