Entrevista a María O´Donnell


En Propaganda K, María O´ Donnell realiza un profundo relevamiento de los medios por los cuales el Estado Nacional financia propaganda en la vía pública  a partir del reparto de la publicidad oficial, en una intrincada red que incluye desde banqueros -Jorge Brito- hasta empresarios -Daniel Hadad, Daniel Vila, José Luis Manzano-.

por Augusto Dallachiesa @augustodallac

¿Cómo nació la idea del libro? ¿Tiene su origen en lo que se explica en el prólogo acerca de la beca del Funds for Investigative Journalism?

La beca en realidad la pedí para poder investigar, porque a mí me había intrigado el diario -El Periódico Austral- de Santa Cruz. Además recién se empezaban a difundir los datos oficiales: ahora ya no se difunden otra vez. Con el decreto de -Néstor- Kirchner sobre los pedidos de acceso a la información pública, esa información por lo menos se podía pedir.

Fue una iniciativa personal, digamos…

Claro, porque yo estaba afuera, trabajando en la radio -Continental- y no tenía manera de viajar a Santa Cruz. En realidad pedí la beca pensando en cómo financiar la investigación del libro. Y me la gané y me facilitó el proceso, los pedidos en Santa Cruz, contratar a alguien para la carga de los viajes. Pero si bien -en la Jefatura de Gabinete de Ministros y en Casa Rosada- me entregaban información sobre la publicidad oficial, la bajaban del -Microsoft- Excel y me la daban como en papel plano. Había que volver a cargarla en el Excel para poder trabajar.

En ese sentido, ¿cómo pudieron complementar el trabajo con Leandro La Camera? ¿Resultó más sencillo trabajar con otra persona?

Leandro en realidad hizo todo el laburo del Excel con un amigo de computación y cargó todos los datos. Pero en Excel los datos los cargás en función de lo que le vas a preguntar al programa, no es un trabajo automático: tenés que entender para qué lo vas a usar y en función de eso le tenés que cargar -la información-. Y además hizo mucho laburo Leandro de generar los clientes a los cuáles se les paga, ya que te dan todo difícil. No te dan el nombre del medio al cual le pagan la publicidad, te dan el nombre de la sociedad a nombre de la cual se facturó. Por ejemplo, -Sergio- Szpolski tiene como quince sociedades distintas para facturar. Entonces tenía que cargar todo al Excel, pero además por cada cliente y eso es mucho laburo a la hora de estudiar las constituciones de las sociedades para tratar de entender qué era, a quién le pagaban.

Hablando con varias de las personas que la entrevistaron anteriormente, me decían que, según sus palabras, hoy no haría esta misma investigación…

Hoy no tenés más información. Y a mí la información no me la dan más: me la daban en función del decreto que sigue vigente, que es el Decreto de Acceso a la Información Pública –1172/2003-. Pero desarmaron esa oficina en la que estaba -la  ex subsecretaria para la Reforma Institucional y Fortalecimiento de la Democracia- Marta Oyhanarte, a la que echó -el Jefe de Gabinete de la Nación- Aníbal Fernández y pusieron en esa oficina a  -Andrés, el “Cuervo”- Larroque, que es un militante de la Cámpora y tiene un objetivo que no tiene nada que ver con la transparencia de la gestión del Estado y no te contestan los pedidos. Yo, por ejemplo, hice tres pedidos sobre cómo se ejecuta el presupuesto de “Fútbol para Todos” y cómo son los contratos con “Fútbol para Todos” para entender cómo aplican la cuenta a la publicidad oficial.

Supuestamente le iban a poner la publicidad oficial a “Fútbol para Todos”, algo que hoy apareció, pero no se entiende la cuenta. A mí no me cierran los números, pero no me contestan. Y tampoco a Poder Ciudadano ni a Asociación por los Derechos Civiles (ADC), que son los que hacen este trabajo. O sea, la información es mala, poca y en cuentagotas. Ya no podría ni siquiera armar esa base de datos que armé la otra vez.

Entonces este es un panorama aún más complejo para hacer este tipo de investigación…

Mucho más. Porque hace ya un par de años que la herramienta del derecho a la información pública no funciona. Estaba empezando a funcionar, se estaba empezando a armar una cultura en la que tenían que contestar y todo, pero eso se cortó de golpe.

Con respecto al uso de la publicidad oficial ¿Cree que en la Argentina está situación ha empeorado? Sobre todo teniendo en cuenta una noticia que salió hace un par de días , que tenía que ver con una condena al municipio de La Plata por la distribución arbitraria de la pauta oficial.

El problema es que había un fallo de la Corte Suprema que dice que el Gobierno no puede usar la publicidad oficial y que retire ésta como castigo. Que si bien no está obligado a poner publicidad oficial a todo el mundo, no la puede retirar en castigo por contenido editorial. En el caso de -Editorial- Perfil, tenía publicidad y se la sacaron, entonces Perfil puede llevar el caso ante la Justicia. Y el fallo dice que hay que obligarlo -al Gobierno- a poner publicidad oficial y le sacaron algo así como un chiste, casi nada. O sea, olvidate: todo lo que viste en estas elecciones ha empeorado. Cada vez hay más medios que viven de la publicidad oficial, hay menos transparencia en la ejecución de la partida de la publicidad oficial y hay mayor grado de discrecionalidad, a punto tal que ni obedecen los fallos de la Corte.

Para finalizar, durante el trabajo de investigación, ¿recibió algún tipo de “apriete” o alguna amenaza?

Cuando terminé el libro, -Enrique- Albistur quedó muy enojado porque hay un capítulo que habla sobre si él se pautó a sus propias empresas, en acciones incompatibles con la función pública. Y se inició una investigación judicial, con una denuncia que hizo la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, cuando estaba -el juez- Manuel Garrido que imputaron en la causa. Él quedó muy enojado cuando vino un jefe máximo del Grupo Prisa, que son los que compraron Radio Continental, y “Pepe” Albistur le hizo un reclamo muy fuerte, en el que evidentemente pretendía perjudicarme en mi trabajo, pero por suerte no prosperó. Sin embargo, fue una cosa directa de “Pepe” Albistur con un jefe muy alto de la empresa en donde yo trabajo, que yo incluso ni siquiera conocía.

Me imagino que ahora, para cualquier periodista que trabaje en un medio opositor al Gobierno y haga este tipo de investigaciones, debe ser más complicado el trabajo…

Lo que pasa es que ya no hay muchos medios -opositores-. Están los que están metidos en la pelea con el Gobierno, tipo Clarín, que todavía mantiene su posición (aunque hay que ver cómo termina la situación con la Ley de Medios) y están los medios que viven de la plata del Gobierno y que no son medios donde se pueda hacer ejercicio del periodismo y la crítica. Pero no hay muchos lugares donde ejercitar el periodismo en libertad, en el sentido de independencia de la línea editorial del medio, digamos.

Relacionado

Cartografía de “Propaganda K” en popplet

Artículos de análisis de libros de investigación

Anuncios

Un Comentario

  1. Pedro

    PEDRO- María mis felicitaciones por el articulo, muestra muy claramente el viejo arte de la censura peronista. Historicamente ese partido no practica la autocritica, pero con Kristina se ha exponenciado por como decia Peron y yo no soy peronista perotampoco gorila, “la verdad es la unica realidad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s