En la búsqueda de superar el filtro informativo


Todo lo que ha sucedido deja su rastro en el campo de la realidad y por esto puede ser localizado o investigado. Hay infinidad de huellas que las personas dejan en su vida social, susceptibles de ser rastreadas.

por José Ignacio Castillo

Cualquier tipo de acto (de carácter individual o social,  público o privado) sucede en un contexto sobre el cual deja algún tipo de marca o indicio, el cual es investigable, dando inicio al proceso de la investigación.

Para que este proyecto tenga éxito es necesario que se abra el filtro informativo, que al autor define como una barrera de silencio o desinformación, que puede ser de tipo personal o institucional.  Toda realidad que logra salir de su campo y atravesar el filtro informativo lo hace por medio de un proceso comunicativo, que puede ser voluntario (intencional)  o involuntario (por omisión o error).

El proceso comunicativo puede tener tres tipos de niveles informativos: público, privado y reservado. El caso del público el autor señala que se trata de las informaciones difundidas de manera pública y notoria, el privado de las informaciones que se manejan a nivel particular o dentro de un grupo reducido y muchas veces que exige reglas de anonimato. El reservado se trata de información confidencial elaborada para un grupo reducido y seleccionado de receptores que si tienen la obligación de mantenerlo oculto. Este nivel es el mas apreciado por el periodista investigador y también el mas difícil de trabajar.

En su recorrido Rodríguez también establece una clasificación de los canales informativos, que son por los cuales corren las descripciones de los hechos. Entre los canales públicos ubica a institucionales, publicaciones de interés general, publicaciones especializadas, publicaciones técnicas y actos públicos.

Entre los privados sitúa a las confidencias, los actos privados y las publicaciones privadas, resaltando la utilidad de las mismas para el investigador, como también de las filtraciones, aunque en este ultimo caso señala que tienen cierto riesgo, dado que suelen darse de manera intencional y con algún objetivo.

Lograr detectar posibles noticias de interés periodístico depende de las cualidades del periodista, como así también de su capacidad para escuchar y observar.

Una vez que la información obtenida paso el filtro y  el proceso comunicativo nos encontramos ante una o varias informaciones, que pueden ser noticiables o investigables y que llegaron a nosotros por medio de alguno de los canales informativos antes mencionados.

La última etapa consiste en realizar un análisis, centrado en el contenido, el contexto y la veracidad, donde se evalúa la calidad, el momento y las circunstancias, la viabilidad de la investigación y por supuesto, la veracidad.

Superado este tripe análisis tenemos la detección de una noticia y estamos en condiciones de investigarla.

Artículo basado en el capítulo 3 del libro “Periodismo de investigación: técnicas y estrategias” de Pepe Rodríguez.

Relacionado

Artículos sobre fuentes de investigación periodística

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s