El inicio de las investigaciones


Por medio de un breve recorrido fundamentado por ejemplos, el lector podrá entender el nacimiento de importantes y complejas investigaciones. Se trata sobre desnaturalizar situaciones cotidianas.

por José Ignacio Castillo

El periodista colombiano Gerardo Reyes cuenta como surgió el dato de una investigación que finalizó luego de varios años y con una condena a cinco años de prisión por homicidio no premeditado.

Relata que fue en un salón de belleza en Miami, casi de forma imprevista, donde por estar atento a una conversación de las empleadas consiguió los primeros indicios.

Con esta y otras anécdotas, Reyes busca alertar a los periodistas investigadores sobre situaciones que se dan en la cotidianeidad y que pueden resultar excelentes inicios de trabajos, siempre y cuando el periodista sea perspicaz, lea entre líneas y sepa preguntar.

Caminar por las calles de la ciudad, escuchar las quejas de los vecinos y hablar con amigos y familiares son actividades comunes pero de donde pueden surgir datos de los más variados, siempre que haya un periodista curioso que observe y alguien con interés cívico o personal de revelar alguna información.

En las situaciones cotidianas que nos rodean siempre hay victimas y rumores, algún tipo de denuncia de gente desprevenida y es ahí donde debe intervenir la capacidad del periodista para estar alerta a posibles pistas, preguntar, pedir teléfonos, direcciones e iniciar contactos para una futura investigación.

Otras fuentes de información o de datos pueden surgir de la lectura detenida, con atención y entre líneas de las noticias, comunicados de prensa, de la publicidad, de los clasificados, etc.

Reyes también menciona la necesidad de los periodistas investigadores de recordar que la popularidad, la filantropía y la tradición no son garantías de eficiencia y honestidad, haciendo referencia a personas o instituciones que tienen el carácter de ¨intocables¨ por el rango de las actividades que ejercen.

Otros elementos para aprovechar  por los periodistas son las imprudencias -cuando alguien habla de más, delante de un periodista- o disputas en épocas electorales, aunque siendo conciente de la necesidad de comprobar efectivamente los datos que llegan, que en esos casos son muchos y pueden ser malintencionados.

Artículo basado en el capítulo 3 del libro Periodismo de Investigación de Gerardo Reyes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s