Andrés Klipphan: ¿cómo fue su investigación?


Luego de finalizada la lectura del último libro escrito por el autor, resulta interesante saber los motivos por los cuales decidió emprender esa investigación y no otra, los detalles de cómo pudo lograrla y los obstáculos que se le presentaron en el camino.

por Laura Claverie @loli_claverie

¿Por qué decidió investigar la mafia de los medicamentos?

  1. Porque es un tema que afecta a mucha gente. En la causa esta probado que pacientes de La Bancaria y de otras obras sociales, recibieron medicamentos truchos, que no servían, que no les hacían efecto. Que en vez de curar, los mataban.
  2. Porque distintas obras sociales estafaron al Estado cobrando reintegros de dinero por tratamientos médicos que nunca realizaron.
  3. Porque la estafa de algunos sectores a través de la mala utilización de los medicamentos y su negocio ilegal, siempre me indignó.
  4. Porque Graciela Ocaña, cuando era ministra de Salud, me contó que esto estaba pasando y no lo podía creer.
  5. Trabajé diez años en hospitales realizando análisis clínicos y estuve muy cerca de la gente que necesita de manera desesperada una medicación para poder vivir y comerciar con ello me parece aborrecible.

¿Cuánto tiempo le llevó realizar la investigación?

Un año de investigación y cinco meses de escritura.

¿Fue difícil no involucrarse en el tema?

Siempre nos involucramos y eso esta bien. Para mí no involucrarme es no comprometerme. Si no me involucro no podría escribir un libro. Para mí, el periodismo y la investigación es pasión, sin ella no lo podría hacer.

¿Cuál fue el objetivo de su investigación? ¿Cree que lo pudo demostrar?

Describir lo que estaba pasando. Dar a conocer una investigación judicial muy difícil de explicar y poner a la luz pública, a los responsables de las maniobras. Creo que lo logré, aunque siempre se puede hacer mejor. Nunca es suficiente el trabajo que uno hace. Siempre se aprende. Si uno pudiese corregir lo haría todo el tiempo.

¿Qué nivel de dificultad presentó el acceso a las fuentes?

Había detenidos y personas involucradas en el tema que no accedieron a dar su testimonio. Hoy se arrepienten por eso. Como Juan José Zanola, que me lo hizo saber, o las cámaras empresarias. A todos me cansé de llamarlos. Mientras más voces se escuchen en una investigación mejor es. A veces eso no sucede por voluntad del otro. Traté de subsanarlo volcando en el libro lo que al juez le contaron los imputados, procesados hoy presos.

¿Cree que si Graciela Ocaña no hubiese colaborado, usted hubiese podido efectuar de igual manera la investigación? ¿Por qué?

No, su ayuda fue invalorable. Además si ella no hubiese denunciado los negociados hoy la causa judicial no existiría y estos delincuentes seguirían perjudicando a la gente y robando al Estado.

¿Cómo fue posible que pudiera acceder a la causa judicial?

Porque el juez Norberto Oyarbide y el secretario del juzgado Carlos Leiva me lo permitieron. Ellos me facilitaron documentación. Como también lo hicieron el fiscal Di Lello y otros jueces y representantes del ministerio público. Hay casi 400 causas abiertas sobre estos temas.

¿Cómo cree que podría incidir su aporte en la resolución en futuras políticas de estado relacionadas con los medicamentos?

Ojalá una investigación de la prensa influyera. Tiene que influir la investigación de la causa que ya probó que los controles del Estado no alcanzan para descubrir estas maniobras. Ese sería un gran logro o del libro o de la mega-causa, si esto no ocurre todo habrá quedado en un puñado de presos y nada más.

¿Recibió intimidaciones o presiones en algún punto de la investigación?

Algunas. De sindicalistas de La Bancaria. Pero pude seguir perfectamente. Son cosas menores, que lamentablemente ocurren en este país.

¿Quién es Andrés Klipphan?

Nacido en el año 1961, en la localidad de Ramos Mejía –provincia de Bs As-. A los 30 años, abandonó su vida de docente y técnico químico en hospitales públicos para estudiar periodismo.

A partir de allí, circuló por reconocidos medios, al tiempo de publicar libros de investigación periodística.

El primero, como colaborador en un libro de Miguel Bonasso titulado “Don Alfredo”, biografía no autorizada del empresario Alfredo Yabrán.

“Remedios que Matan. La Mafia de los Medicamentos” fue su último libro publicado este año, en el que contó con la “invalorable” colaboración de la ex ministra de Salud, Graciela Ocaña.

Más información

Remedios que no curan

Relacionado: otros artículos de análisis de libros de investigación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s