Un juicio no es la idea


Daniel Santoro explica los motivos por los cuáles pueden demandar a un periodista y da recomendaciones para que eso no suceda.

por Celeste Molinari @celemolinari

Un periodista siempre debe tomar precauciones antes de publicar una investigación porque queda expuesto a sufrir juicios por calumnias e injurias. El mismo puede recibir presiones o insultos en otros medios.

Se debe tratar de no difundir todo lo que se sabe. Es bueno quedarse siempre con un as en la manga, puesto que si el implicado es un político, por ejemplo, puede reaccionar de dos maneras:

  • La primera es que no crean que el investigador tiene información guardada, entonces quieran hacer un debate público. Lo recomendable es no aceptar, los políticos saben mentir muy bien. Siempre es conveniente hablar antes o después del implicado.
  • La segunda es que si piensan que hay información oculta, entonces es allí cuando optan por un perfil bajo.
  • Una tercera alternativa es que opten por el silencio, se hacen las víctimas y repiten todo el tiempo que iniciarán acciones legales.

Los periodistas de investigación siempre cuentan con el chequeo de datos con otras fuentes, los documentos y las grabaciones de las entrevistas; teniendo todo eso guardado se pueden defender en un juicio.

En entrevistas a consultados, se puede negociar el hecho de no citar su nombre pero sí tener el permiso de poder presentar la cinta si el tercero nombrado nos inicia acciones legales.

Si es necesario se guardan los documentos más importantes en cajas fuertes o escribanías.

La palabra del implicado es muy importante: si éste no desea hablar, hay que citarlo en la nota, puesto que los jueces toman en cuenta este hecho al dictaminar si el periodista actuó con real malicia.

También Santoro recomienda utilizar verbos en potencial si no se puede probar la información que se publica.

El periodista vuelve visibles hechos comprobables, no imputa a personas la comisión de delitos.

Tampoco es aconsejable denunciar ante la justicia con las investigaciones, puesto que la función del periodista es dar a conocer el problema. Salvo que reciba presiones. Es allí cuando puede pasarse la información a un abogado, fiscal o legislador para que ellos formulen la causa judicial.

Por último saber que la vida es más importante que una investigación: no hay que ponerla en riesgo.

Artículo basado en el capítulo 7 del libro “Técnicas de Investigación. Métodos Desarrollados en Diarios y Revistas de América Latina” de Daniel Santoro.

Relacionado

Artículos sobre fuentes de investigación periodística

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s