Palabras más, palabras menos


La entrevista le da más valor a un artículo de periodismo de investigación. Cómo hacerla y qué tener en cuenta más allá de la propia percepción.

por Florencia Calabrese, Celeste Molinari, Rocío Gómez y Candela Paez

Juan Cantavella se refiere a la entrevista como una charla que se realiza con una o más personas con el fin de ser publicada. Este diálogo luego se transmite de modo directo o indirecto. El autor plantea diferentes tipos de entrevista tales como: entrevista de declaraciones, donde se prioriza lo que dice el entrevistado mas allá de quien se trate. Es sencilla, breve y fácil de leer. Se trata de la entrevista diaria que inicia cualquier noticia en un periódico, por ejemplo las declaraciones de la Presidenta.

En segunda instancia, el autor presenta la entrevista de personalidad,  en la cual se resaltan las actitudes o gestos del entrevistado, en lugar de lo que dice. Aquí es más importante la persona que sus declaraciones. Por ejemplo esta entrevista publicada el domingo 26 de septiembre en Diario Perfil.

En tercer lugar muestra a la entrevista de semblanza donde lo más importante es lo que dice el entrevistado sobre él mismo, se trata de hacerlo “protagonista” del relato. Aquí podemos apreciar un ejemplo en Clarín Espectáculos.

La entrevista de fórmulas preestablecidas responde al formato pregunta respuesta como por ejemplo el modelo utilizado para conocer la situación de las madres adolescentes en la provincia de Tucumán. Generalmente se utiliza un cuestionario predeterminado para todos los entrevistados y no existe profundidad en el diálogo a diferencia de los demás tipos de entrevista.

Por último, la entrevista fingida es una construcción dotada de verosimilitud, pero en realidad nunca hubo encuentro y es poco probable que pueda realizarse.
Dentro de la realización de una entrevista, es indispensable tener en cuenta una serie de pasos que si bien no aseguran el éxito, sirven para obtener un buen resultado. En la preparación pre-entrevista es esencial informarse acerca del entrevistado para no terminar recayendo en obviedades y temáticas ya publicadas en otros medios. Para aprovechar al máximo el tiempo y la oportunidad de la entrevista, hay que saber en qué cuestiones focalizar y tener la perspicacia de generar  nuevas vías de conversación cuando se agota un tema.

Es imprescindible saber escuchar al entrevistado, para saber en qué cuestiones detenerse y repreguntar. Los gestos también son importantes, ya que muchas veces lo que dice el entrevistado puede negarlo con una mueca.

El proceso de la entrevista se consigue con la práctica de cada periodista; no hay una receta ni personas que entrevisten igual, sino que cada uno se forma desde su experiencia siempre teniendo en cuenta, las cuestiones éticas de la profesión.

Artículo basado en los capítulos 1, 3 y 4 del libro “Manual de la Entrevista Periodística” de Juan Cantavella.

Relacionado: otros artículos sobre entrevistas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s