La elaboración de la nota periodística


Recursos y criterios para tener en cuenta al momento de redactar el informe final de una investigación según: Reyes, Gaines y Caminos Marcet.

por Flavio D. Scheck @flavius87

El último paso de toda investigación periodística es la producción de un informe publicable. Como éste tiene el objetivo de mostrar los resultado del trabajo investigativo, no hay que descuidar la redacción. Reyes recomienda buscar un método para dejar de lado elementos volátiles y mantener sólo aquellos hallazgos sólidos. Tal iniciativa implica conocer claramente lo que se quiere denunciar y tener resueltas las preguntas: de qué trata la historia, a quién le interesa y por qué.

Un método eficaz (utilizado por el autor) es partir de una conclusión y narrar los hechos de forma cronológica. Una estructura posible sería:

  • umbral;
  • versión de contraste;
  • párrafo de refuerzo;
  • contexto;
  • antecedentes;
  • cronología o desarrollo de los casos.

Umbral: es el párrafo de entrada o lead (frase destinada a cautivar al lector), donde se debe presentar la información de manera clara y en dosis moderadas. Existen dos maneras de empezar un artículo: contar la historia directamente o en forma de anécdota. El estilo directo sirve para narrar historias muy técnicas, jurídicas o financieras. El anecdótico, en cambio, se utiliza para dar sensación de humanidad donde los lectores pueden verse reflejados.

Otra opción para iniciar el informe es el lead sumario, usado para dar cuenta de las numerosas irregularidades cometidas por una institución pública o privada. Se trata de una enumeración de hechos que se lograron demostrar a través de la investigación y que, luego, se desarrollarán uno por uno en el artículo.

Versión de contraste: el informe debe contar con un espacio dedicado a aquellos argumentos o teorías esgrimidas por los implicados. En el caso de que los responsables se nieguen a dar explicaciones, aquí también se pueden explicitar los motivos por los cuales se negaron. Es importante no dejar la versión de contraste para el final y tampoco ubicarla antes de terminar la denuncia.

Párrafo de refuerzo: consiste en suministrar pruebas materiales que den cuenta de las conclusiones a las que se arribó.

Contexto: toda aquella información que sirva para contextualizar (estadísticas, entrevistas a expertos, etc.) le da magnitud a la investigación y le otorga credibilidad a la denuncia del periodista.

Antecedentes: hay que tener siempre presente quiénes son aquellos sujetos que incluimos en el informe, esto implica conocerlos y tomar nota de algunos detalles que aporten información al lector sobre su conducta.

Cronología o desarrollo de los casos (orientación): no es sencillo encontrar una fórmula para hacer que los artículos de investigación atrapen al lector, lo seduzcan. Pero sí se sabe, en cambio, qué cosas lo espantan: terminología desconocida, tecnicismos, procedimientos jurídicos, entre otras. Por ello hay que buscar la manera más simple de redactar cada oración.

Esto significa, además, no jugar a ser el juez, el abogado o el sociólogo y, si la investigación amerita citar datos técnicos, es recomendable hacerlo en un apartado o cuadro.
Una vez concluida la nota, Reyes aconseja revisarla teniendo en cuenta algunos criterios como: precisión, coherencia, concisión, uso de ejemplos concretos y claridad.

Por otro lado, William Gaines recomienda no perder de vista los principales “axiomas del periodismo”. Estos son: informar, educar y entretener. Muchas veces, tales objetivos se pierden en extensas columnas demasiado pretensiosas. Para que esto no suceda hay que tomar distancia del material recolectado y luego redactar el informe, sin que el tema pierda importancia, precisión y emoción.

Una posible guía para el periodista puede ser:

  • determinar la misión;
  • aceptar los sacrificios;
  • alinear las piezas;
  • decidir el formato;
  • establecer el tono;
  • dar cuenta de la documentación.

Determinación de la misión: el periodista suele determinarla antes de contar con toda la información y va acumulando material en ese sentido.

El sacrificio: es un proceso que incluye la autodisciplina, ya que al momento de redactar el artículo algunos detalles quedarán excluidos, pese al trabajo que haya costado conseguirlos.

La “alineación de las piezas”: luego de tener en claro la misión y descartar aquello que sea innecesario, es posible que, en función de lo que se quiere narrar, haya que buscar más información. Es el momento en el que se busca “alinear las piezas”, es decir, estructurar la idea.

La decisión del formato: antes de comenzar a escribir hay que estar seguro de qué tipo de artículo se pretende lograr, si será un caso noticioso directo, una nota seria de actualidad o ligera y divertida.

El primer formato, suele usarse cuando el hecho noticioso no proviene de un agente externo y el modo de concebir el artículo no se diferencia de otras notas. Por el contrario, en el de actualidad, el tono utilizado es similar a un editorial, se narra la situación como si fuese un cuento. Finalmente, el caso del artículo ligero sirve para retratar con humor un asunto de poca monta, se trata de problemas comunes que el lector conoce.

El tono: determina si un artículo está narrado de manera informal o formal y, tal determinación, se toma en base a la historia que se pretende contar. Para saber si el tono que usamos es adecuado a la situación narrada es importante leer la nota en voz alta.

Documentación: el periodista debe saber exactamente de dónde provienen los documentos que presenta como “pruebas” y la confiabilidad de los mismos. Sin embargo, hay situaciones en las que sólo se dispone de material dudoso, en tales casos la información se publica mencionando (como siempre) de dónde provienen los documentos y que el lector saque sus conclusiones.

Inclusión de fotografías, gráficos e infografías

José María Caminos Marcet considera que el periodismo de investigación (PdI) puede hacerse también con imágenes, aunque destaca que la televisión es (justamente) el medio que más dificultades presenta para ejercer esta actividad. De su análisis excluye a la radio, ya que sostiene que no es un medio adecuado para el PdI.

La televisión ofrece espectáculo, la posibilidad de hacer algo más “atractivo”, lo cual, en ocasiones, acaba desvirtuando el trabajo de investigación en pos del show. De todos modos, el autor cree que la posibilidad de explicación que ofrece la gráfica no lo permite el formato audiovisual. Otro problema es el alto costo que tiene la elaboración del material televisivo, lo cual hace que no cualquier cadena televisiva pueda solventar una investigación.

En cuanto al tratamiento de imágenes que dan los diarios y revistas, se destacan cuatro tipos:

  • imágenes testimoniales;
  • imágenes documentales o ilustrativas. Dentro de las que se encuentran las de archivo y las contextuales;
  • las ilustraciones de documentos;
  • todo tipo de gráficos.

Imágenes testimoniales: contribuyen a jerarquizar la información, ya que representa el “vivo” de las personas investigadas, aunque no es sencillo conseguirlas.

Imágenes documentales o ilustrativas: son usadas habitualmente, dado la dificultad de conseguir testimoniales, pero tienen escaso valor informativo. Las imágenes documentales o ilustrativas pueden ser de archivo (las que posee el periódico o periodista) o contextuales (muestran el lugar de los hechos).

Ilustraciones de documentos: son importantes para despejar dudas en cuanto a la proveniencia de los datos.

Gráficos: en general son sencillos y resultan muy explicativos, se pueden usar para facilitar la comprensión del tema o para dar a conocer estadísticas oficiales. Una modalidad que viene incrementándose en los últimos años, con el auge informático, es el dibujo infográfico. Éste da la posibilidad, por ejemplo, de reproducir contextos cuando no se cuenta con fotografías, sumar información y ayudar a la comprensión de situaciones aludidas en el texto.

Artículo basado en el capítulo 7 del libro Periodismo de Investigación de Gerardo Reyes, capítulo 7 del libro Periodismo Investigativo de William Gaines y el capítulo 12 del libro Periodismo de Investigación. Teoría y Práctica de José María Caminos Marcet

Relacionado

Artículos sobre redacción de informes de PdI

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s