Todo comenzó con la confesión


A partir del libro “El Vuelo” de Horacio Verbitsky se inició la investigación judicial de los vuelos de la muerte, durante el último gobierno de facto en la Argentina. A nivel nacional se investiga a la Fuerza Aérea y a nivel internacional Scilingo permanece preso en España, luego de que el libro fuera una prueba fundamental y la confesión fuera tomada como prueba definitoria.

Actualmente la Fuerza Aérea argentina no facilita información sobre los crímenes de lesa humanidad, que consistían en arrojar a personas sedadas al mar durante la última dictadura militar. Ya el fiscal Federico Delgado, que desde hace un año investiga el funcionamiento de la Brigada Aérea de Palomar, denunció el pasado 26 de junio al Ministerio de Justicia la “escasa colaboración de las Fuerzas Armadas”. Las huellas del aparato estatal que silenció los métodos de tortura y desaparición de personas, continúan presentes.

por Rocío Gómez @Rowatusi

El pasado septiembre de 2009, el ex capitán de corbeta argentino Adolfo Scilingo fue condenado en España a 640 años de prisión por el juez Baltasar Garzón, bajo el principio de Justicia Universal, por haber participado en los denominados “vuelos de la muerte”, durante la última dictadura militar.

El juicio que duró ocho años estuvo rodeado de controversias ya que el acusado afirmó sufrir mareos y hasta desmayos luego de ser interrogado y refutar lo que había sido publicado en el libro.

La sentencia que lo condenó a 640 años de prisión se fundamentó en la confesión que el ex capitán de corbeta hizo hace 16 años al periodista Horacio Verbitsky, donde narra como participó en dos vuelos de la muerte. Si bien no reconoce sentir culpa ya que consideraba que solo obedecía órdenes de sus superiores al mando.

Sobre “El vuelo”

En el libro de periodismo de investigación publicado en 1994, el periodista Horacio Verbitsky hace hincapié en demostrar la existencia de un aparato estatal conformado por las Fuerzas Armadas y avalado por la Iglesia Católica para exterminar a los denominados subversivos.

Demuestra cómo la tortura sistematizada y luego la muerte, era un método común utilizado por las Fuerzas Armadas para interrogar a los grupos que se opusieran al régimen totalitario de aquella época.

Si bien hasta el año de publicación se conocía la existencia de los vuelos de la muerte por parte de relatos de sobrevivientes a las torturas en la Escuela de Mecánica de la Armada, o cuando Rodolfo Walsh en su “carta a la junta” lo denuncia, la publicación del libro significó la primera vez que alguien que pertenecía a las Fuerzas Armadas hablaba.

A su vez, según el propio relato de Scilingo, la Iglesia Católica consideraba el arrojar personas sedadas al mar “una forma cristiana de muerte”. Los testimonios y las fuentes recolectadas, así como los datos que referencia como el informe “Nunca Más” de la CONADEP fundamentan el relato.

Horacio Verbitsky editó 18 libros hasta la actualidad, entre los más relevantes en su carrera figuran el mencionado “El Vuelo”,  “Ezeiza” así como “El Silencio”. Entre las temáticas que investigativa con mayor relevancia social, se refieren a crímenes de lesa humanidad cometidos en la última dictadura militar argentina.

El artículo forma parte de los parciales que propone el Taller, que tienen por objetivo analizar obras de investigación realizadas por periodistas.

Relacionado: otros artículos de análisis de libros de investigación

<!–[if !mso]> <! st1\:*{behavior:url(#ieooui) } –>

por Rocío Gómez

A partir del libro “El Vuelo” de Horacio Verbitsky, se inició la investigación judicial de los vuelos de la muerte durante el último gobierno de facto en la Argentina. A nivel nacional se investiga a la Fuerza Aérea y a nivel internacional, Scilingo permanece preso en España luego de que el libro fuera una prueba fundamental y la confesión fuera tomada como prueba definitoria.

Actualmente la Fuerza Aérea argentina no facilita información sobre los crímenes de lesa humanidad, que consistían en arrojar a personas sedadas al mar durante la última dictadura militar. Ya el fiscal Federico Delgado, que desde hace un año investiga el funcionamiento de la Brigada Aérea de Palomar, denunció el pasado 26 de junio al Ministerio de Justicia la “escasa colaboración de las Fuerzas Armadas”. Las huellas del aparato estatal que silenció los métodos de tortura y desaparición de personas, continúan presentes.

El pasado septiembre de 2009, el ex capitán de corbeta argentino Adolfo Scilingo fue condenado en España a 640 años de prisión por el juez Baltasar Garzón, bajo el principio de Justicia Universal, por haber participado en los denominados “vuelos de la muerte”, durante la última dictadura militar.

El juicio que duró ocho años estuvo rodeado de controversias ya que el acusado afirmó sufrir mareos y hasta desmayos luego de ser interrogado y refutar lo que había sido publicado en el libro.

La sentencia que lo condenó a 640 años de prisión se fundamentó en la confesión que el ex capitán de corbeta hizo hace 16 años al periodista Horacio Verbitsky, donde narra como participó en dos vuelos de la muerte. Si bien no reconoce sentir culpa ya que consideraba que solo obedecía órdenes de sus superiores al mando.


Sobre “El vuelo”

En el libro de periodismo de investigación publicado en 1994, el periodista Horacio Verbitsky hace hincapié en demostrar la existencia de un aparato estatal conformado por las Fuerzas Armadas y avalado por la Iglesia Católica para exterminar a los denominados subversivos.

Demuestra cómo la tortura sistematizada y luego la muerte, era un método común utilizado por las Fuerzas Armadas para interrogar a los grupos que se opusieran al régimen totalitario de aquella época.

Si bien hasta el año de publicación se conocía la existencia de los vuelos de la muerte por parte de relatos de sobrevivientes a las torturas en la Escuela de Mecánica de la Armada, o cuando Rodolfo Walsh en su “carta a la junta” lo denuncia, la publicación del libro significó la primera vez que alguien que pertenecía a las Fuerzas Armadas hablaba.

A su vez, según el propio relato de Scilingo, la Iglesia Católica consideraba el arrojar personas sedadas al mar “una forma cristiana de muerte”. Los testimonios y las fuentes recolectadas, así como los datos que referencia como el informe “Nunca Más” de la CONADEP fundamentan el relato.

Horacio Verbitsky editó 18 libros hasta la actualidad, entre los más relevantes en su carrera figuran el mencionado “El Vuelo”,  “Ezeiza” así como “El Silencio”. Entre las temáticas que investigativa con mayor relevancia social, se refieren a crímenes de lesa humanidad cometidos en la última dictadura militar argentina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s