Proceso histórico del Periodismo de Investigación


Cambios entre los periodistas denominados “rastrilladores de estiércol” y los que utilizan Internet. De la desventajas de la era pre- tecnológica a la falta de compromiso periodístico.

por Rocio Analia Torres @ro_torres

Hubo un proceso de cambio entre los periodistas denominados “rastrilladores de estiércol” y los que utilizan Internet. Los primeros fueron reconocidos así a principios del siglo XX por su osadía de revolver la basura para encontrar alguna pista necesaria para una investigación periodística. A diferencia los periodistas de la era tecnológica se encontraron con la ventaja de poder buscar ese dato en Internet.

Cualquier periodista puede arriesgarse a la aventura del periodismo de investigación, pero tiene que estar predispuesto  a dedicarse a esta tarea con más intensidad que para otro tipo de periodismo. Esta especialidad genera tensión entre el poder y la prensa, el periodista debe estar preparado para enfrentar riesgos profesionales, judiciales y hasta maltrato físico. Además el periodista de investigación debe ser curioso, tener una capacidad como la denomina Daniel Santero “glúteo-cerebral” para almacenar información; y también debe ser reservado en cuanto a lo que investiga.

El periodismo de investigación tiene sus orígenes, para algunos, en Estados Unidos cuando el presidente Theodore Roosevelt fue denunciado de corrupción; el mismo mandatario califico a estos periodistas de muckakers (rastrilladores de estiércol) en 1906. Otro caso conocido fue el de John Rockfeller cuando se descubrió la estafa a sus trabajadores para crear su imperio de petróleo: Standard Oil. A esta primera etapa del periodismo de investigación la freno la denominada “caza de brujas” en Norteamérica, tras la segunda guerra mundial y el bloqueo comunista.

Durante la guerra de Vietnam periodistas norteamericanos recuperarían el estilo del periodismo de investigación pero con nuevas técnicas y más profesionalidad. Se denunciaba como en esta guerra EE.UU. almacenaba armas químicas. Un caso muy reconocido fue el caso denominado Watergate: un periodista novato al cubrir un juicio por intento de robo en la Casa blanca, habrían robado al partido opositor  demócrata; los presuntos delincuentes eran anticomunistas y allí el periodista descubría un caso de espionaje por parte del actual gobierno republicano: Nixon. Este descubrimiento periodístico le valió su próxima campaña.

En Argentina se reconoce como periodista de investigación a Rodolfo Walsh, con su libro “Operación Masacre”, donde denunciaba los fusilamientos ilegales de peronistas que ordeno en 1956 la dictadura militar llamada Revolución Libertadora. Walsh fundo la agencia de noticias clandestina A.N.C.L.A en 1977, donde denunciaba los crímenes de la última dictadura militar argentina. Lo que le valdría la vida: término asesinado por un comando de la armada, engrosando la lista de casi cien periodistas desaparecidos durante este periodo. Otros periodistas de investigación argentinos reconocidos fueron Scalabrini Ortiz , que en 1940 investigar la historia de los ferrocarriles argentinos, el tendido británico de redes según sus propios intereses, la expropiación de tierra a los aborígenes entre otros ocultamientos.

Hoy en día el periodismo de investigación en la Argentina no se presenta como una fuerte corriente, su desarrollo se vio sesgado por la resistencia de grandes medios de tener equipamientos por falta de profesionales formados para la actividad. Otro motivo es no crear conflictos con sus anunciantes del sector estatal o publico. Mientras que en Norteamérica el periodismo de investigación se instalo para siempre desde su reaparición, apuestan a el con equipamientos y profesionales.

Santoro  plantea que es necesario distinguir las investigaciones periodísticas de las primicias: para ello debemos observar  si el autor fundamenta lo que sostiene en entrevistas, documentos, fuentes o citas bibliograficas (características de una correcta investigación).La primicia se queda en el rumor, en el “chisme”. Las fuentes cumplen un rol fundamental, permite que el lector conozco de donde proviene la información y no deba creer en algo solo porque lo dice un periodista aunque sea prestigioso. Otra característica para diferenciar una investigación periodística de una primicia es poder reconocer a los “denunciologos”, son quienes sacan conclusiones sin fundamentos.

Entonces hablamos de investigación periodística 1) cuando es la realizada por el periodista, y no la justicia, la policía o particulares interesados; 2) cuando se realiza separando los obstáculos que presenta algún interesado en mantener oculta la información; 3) cuando sus temas interesan a la opinión publica y dejan de lado la vida privada de las personas (salvo situaciones límite).

Finalmente es importante renombrar una definición que dan los reporteros de periodismo de investigación para definir esta especialidad del periodismo: “Es un reportaje hecho por trabajo e iniciativa del reportero sobre asuntos de interés publico que alguna persona o algún grupo quiere mantener oculto”.

Artículo basado en el capítulo 1 del libro Técnicas de Investigación. Métodos Desarrollados en Diarios y Revistas de América Latina de Daniel Santoro.

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s